Defendiendo la Fe, Parte 1

sep 26, 2011   //   by admin   //   Consejería Espiritual, Defendiendo la Fe  //  No Comments

I. Purgatorio

El catecismo dice: “La Iglesia ha formulado la doctrina de la fe relativa al Purgatorio sobre todo en los Concilios de Florencia y de Trento.” (p. 298, #1031)

La Biblia enseña que inmediatamente después de la muerte, uno va a la vida eterna – el hijo de Dios va al cielo y los que nunca pusieron su fe en Dios al infierno. Filipenses 1:23-24; Lucas 16:23; I Corintios 5:8

El catecismo dice: “Los que mueren en la gracia y en la amistad de Dios, pero imperfectamente purificados, aunque están seguros de su eterna salvación, sufren después de su muerte una purificación, a fin de obtener la santidad necesaria para entrar en la alegría del cielo” (p. 298, #1030)

El catecismo dice: “La Iglesia llama Purgatorio a esta purificación final de los elegidos” (p. 298, #1031)

La Biblia enseña que ya somos limpios y no tenemos que sufrir:

Romanos 6:23; 5:18; Efesios 2:8; Romanos 5:9; Romanos 3:24; I Corintios 6:11

La Biblia enseña que ya fuimos purificados:

Hebreos 9:26; I Corintios 6:20; Hechos 20:28; Romanos 8:1

II. La Iglesia Puede Perdonar los Pecados

El catecismo dice: “No hay ninguna falta por grave que sea que la Iglesia no pueda perdonar.” (p. 285, #982)

El catecismo dice: “Por voluntad de Cristo, la Iglesia posee el poder de perdonar los pecados de los bautizados…” (p. 286, #1448)

El catecismo dice: “Por medio del obispo y de sus presbíteros, la Iglesia en nombre de Jesucristo concede el perdón de los pecados.” (p. 414, #1448)

La Biblia enseña:

Marcos 2:7, Efesios 4:32, Hebreos 4:16

El catecismo dice: “En efecto los obispos y los presbíteros, en virtud del sacramento del Orden, tienen el poder de perdonar todos los pecados ‘en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo’” (p. 418, # 1461)

El catecismo dice: “…era necesario que fuese capaz de perdonar los pecados a todos los penitentes, incluso si hubieran pecado hasta en el último momento de su vida” (p. 284, #979)

La Biblia enseña:

Salmo 32:5, 25:18, 51:2,4; II Crónicas 6:21; 7:14, Salmo 86:5; Colosenses 3:13

II Tim 2:5

III. Orando por los Muertos

El catecismo dice: “La comunión con los difuntos. La Iglesia peregrina, perfectamente consciente de esta comunión de todo el Cuerpo místico de Jesucristo, desde los primeros tiempos del cristianismo honró con gran piedad el recuerdo de los difuntos y también ofreció por ellos oraciones; ‘pues es una idea santa y provechosa orar por los difuntos para que se vean libres de sus pecados’ (2 M 12, 45). Nuestra oración por ellos no solo puede ayudarles, sino también hacer eficaz su intercesión en nuestro favor” (p. 278, #958)

La Biblia nunca nos da un ejemplo de orar por los muertos, mas bien nos enseña como orar por los vivos – I Corintios 15:31; Mt. 9:36-38; I Tes. 5:25; II Tes. 1:11; 3:1; Heb 13:18; Santiago 5:14, 16

La Biblia enseña que después de la muerte no hay esperanza – o el cielo o el infierno (mira más a la primera parte del punto I)

La Biblia enseña que el alma está en las manos de Dios – Mt. 10:28

La Biblia enseña que Dios tiene todo poder – Mt 28:18

La Biblia enseña que Dios intercede por nosotros – Hebreos 7:25

Mateo 15:9

Por: Jefrey Bush


Leave a comment